Consejos para practicar ciclismo en verano

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El verano es el mejor momento para practicar ciclismo. Los días son mayores y con más horas de luz, el cielo azul nos da más energía para realizar actividades al aire libre y el clima ayuda a poder salir sin el peso de demasiada ropa o la molestia de vientos y lluvia. Sin embargo, las altas temperaturas, principalmente en las horas centrales del día, pueden suponer un problema.

 

Hay una serie de consejos para practicar ciclismo en verano pero el primer de todos es tener la bicicleta en perfectas condiciones. Antes de salir, es siempre recomendable verificar que todo está en buen estado y hacer las reparaciones convenientes. Si es necesario, compra los componentes para bicicletas para que puedas repararla o lleva la bicicleta a tu taller de confianza antes de empezar el verano.

Con la bicicleta en perfectas condiciones llega el momento de disfrutar el verano en tus rutas preferidas o descubriendo nuevas, pero siempre con los cuidados adecuados.

El calor no es el enemigo

El hecho de que las temperaturas en verano sean más elevadas no tiene que ser un problema para practicar ciclismo. Lo importante es aclimatarse a las altas temperaturas antes de ponerse a realizar cualquier tipo de actividad al aire libre.

Empieza por las mañanas temprano o al final del día, cuando las temperaturas son más agradables. Poco poco, te sentirás preparado para las horas de más calor. También debes contar con más tiempos de descanso mientras aumenta la temperatura al igual que protección solar adecuada, hidratación y buscar la sombra siempre que posible.

Protégete

Aparte de las protecciones habituales, debes protegerte igualmente de la exposición solar y las altas temperaturas. Llevar una gorra, ropa blanca o más clara que proteja todo el cuerpo e, incluso, gafas deportivas para proteger los ojos es algo imprescindible si sales cuando más calor hace.

El sol aumenta el cansancio y las quemaduras solares pueden ser un verdadero peligro para el ciclista que no ponga remedio a ellas antes de salir.

Además, no olvides llevar agua para mantenerte hidratado y refrescarte en alguna parada durante tu ruta, si es necesario.

Planifica el camino

Todo dependerá del tiempo que vayas a estar fuera. Si pasarás el día disfrutando de tu bicicleta, no debes olvidar que el agua o tu bebida se calentará y en unas pocas horas será más parecida a un caldo que tomas en invierno.

Planifica el trayecto teniendo en cuenta zonas dónde puedas hacer una pausa para reponer la bebida.

Refréscate

Mantenerte hidratado con una bebida fría es una forma de refrescarte durante la ruta. Poner cubitos de hielo en la bebida te ayudará a refrescarte durante la primera etapa aunque, luego, el hielo se derretirá y debes buscar alternativas.

Otra forma de refrescarse es verter agua en cuello y antebrazos o utilizar una toalla húmeda para mantener la piel fresca.

En ningún caso se aconseja echar agua fría o hielo en el cuerpo. Aunque pueda parecer de lo más refrescante, hará que tu temperatura interna suba.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario